Características de un buen líder

  • 16 de Julio de 2019
  • 0 comentarios

Rasgos de liderazgo para acelerar tu carrera

Las características de un buen líderno solo son beneficiosas para la organización, sino que también pueden ayudarle a impulsar su carrera. Esto es lo que sucede con rasgos como:

1.  Visión de futuro. Los grandes líderes piensan en el mañana la mayor parte del tiempo. Se centran en evaluar hacia dónde van y no en dónde han estado. Mantienen una actitud positiva y piensan en las oportunidades del mañana en lugar de dar vueltas a los problemas del pasado. Solo un pequeño porcentaje de la población tiene esta cualidad de orientación al futuro y, para aprovecharla al máximo, deben comenzar por imaginar que no tienen ninguna limitación en lo que puede ser, hacer o tener. Es lo que se conoce como "pensamiento a largo plazo".

2.  Actitud positivaEntre las características de un buen líder se encuentra este rasgo, que proviene de evitar pensar solo en el presente y en la gratificación inmediata. Los grandes líderes piensan en dónde quieren estar en cinco y diez años, y qué deben hacer cada hora de cada día para hacer realidad su futuro deseado. Con esta actitud inspiran a otras personas que se contagian de esa forma de ver la vida, levantándose cada mañana y viendo cada esfuerzo como parte de un gran plan para lograr algo mejor y avanzar. Incluso cuando el progreso llega lentamente, se centran en el bien que saldrá de él, en lugar de detenerse en aspectos menos positivos.

3.  Optimismo.Una de las características de un buen líder más admirables es su capacidad para ver oportunidades y posibilidades en todo lo que sucede, positivo o negativo. Este tipo de personas busca lo bueno en cada situación y en cada individuo. Saben encontrar las valiosas lecciones contenidas en cada problema o contratiempo. Esto es el sentido del propósito aplicado a cada área de la vida

4.  Responsabilidad. Una de las cualidades de liderazgo más importantes es la aceptación de la responsabilidad personal. Los líderes nunca se quejan y, en lugar de poner excusas, progresan. Cada vez que tienen un contratiempo o dificultad, se repiten que es su responsabilidad encontrar la solución. Los grandes líderes se ven a sí mismos como vencedores de las circunstancias en lugar de víctimas de las circunstancias, no critican ni culpan a los demás cuando algo sale mal. En su lugar, se centran en la solución, en lo que se puede hacer y, por eso, están intensamente orientados a la acción. Nunca se dan por vencidos

  • 0 comentarios