¿Por qué todo tan rápido?

  • 15 de Enero de 2018
  • 0 comentarios

¿Cuáles son las palabras que en nuestro idioma asociamos a “fast food”? Generalmente, comida chatarra: la pedimos rápido, la entregan rápido, la comemos rápido, nos satisface rápido… pero está demostrado que a la larga… deteriora nuestra salud. Y no pidas que te saquen o te agreguen algún ingrediente porque no va. Para todos igual, para todos lo mismo; como a vos particularmente te gusta, no va.

Vivimos en la época de lo rápido, del fast food y “fast” todo. A tal punto “fast todo” que un chico escribió el otro día en una búsqueda relacionada con orientación vocacional las siguientes palabras: “test de orientación vocacional con respuestas ahora”. ¡A-h-o-r-a! ¿Y por qué no? Porque como con la comida fast, el test al que le preguntás nada menos que “qué te gusta o qué estudiar” y te da la/s respuesta/s a-h-o-r-a, no admite que le pongas o le saques lechuga, que venga con o sin mayonesa, es decir, no admite tu singularidad. Se transforma de esa manera y con ese uso en un artículo cualquiera de una revista que te proponga: “Cómo encontrar qué carrera seguir en veinte minutos”, “Averigua cuál es tu proyecto profesional en tan solo 100 preguntas”. Ahora, si pudieras desprenderte unos minutos del a-h-o-r-a, ¿no te parece que encontrar respuestas a las preguntas que te surgen con respecto a tu elección vocacional merece dedicarle un poco más de tiempo que el fast? ¿Vos no merecés dedicarte un poco más de tiempo para pensar, para reflexionar, para elaborar las respuestas que te permitan avanzar a la hora de elegir qué estudiar? No se trata, la vocacional, de una decisión fast. Hacerla fast es sacársela de encima… después se verá…

Por eso es importante poder dedicarle un poco de tiempo y ganas a un Proceso de Orientación Vocacional. Es una situación entre vos y un profesional que te va a acompañar a vos, va a escuchar lo que vos tengas o no tengas para decir, va a escuchar y trabajar con vos tus propias preguntas, va a hacerte preguntas, te va a orientar y a señalar cuestiones que seguramente vos ni te dabas cuenta y que te van a servir. ¿Para qué? Para que cuando llegue tu momento de concluir, la decisión que vayas a tomar sea un producto tuyo, responsable, trabajado y elaborado, y no una respuesta más en serie, de esas que seguro ya estás acostumbrado a escuchar en tu vida y te saca, porque te anula a vos como persona en tu singularidad.

Fuente: Lic. Laura Erujimovich Gdud - OrientaVocacional

  • 0 comentarios

iiVVO Conectamos tu Futuro ® Todos los Derechos Reservados 2020
  +52 (81) 84210022   +52 (1) 811 212 59 82   hola@iivvo.com   Monterrey, México