Como tu Universidad puede anticipar mejor el futuro.

  • 27 de Junio de 2019
  • 0 comentarios

La mayoría de los líderes universitarios y universitarios aceptan que el futuro será muy diferente al presente y al pasado reciente para sus instituciones. Y mientras hablamos con mas de 100 presidentes  , se hizo cada vez más claro que la preparación para este futuro es ahora una prioridad urgente. Como lo expresó un presidente:

"El cambio incremental no será suficiente para que mi institución prospere en el futuro. Tenemos que comenzar a cambiar nuestro modelo de futuro, y tiene que suceder en el reloj de nuestro actual equipo de liderazgo".

3 patrones de pensamiento que impiden el pensamiento estratégico.

Este desafío nos llevó a reevaluar nuestro enfoque. En lugar de concentrarnos en procesos específicos de planificación estratégica, comenzamos a considerar cómo piensan las personas cuando planifican para el futuro. Las tendencias naturales y sistemáticas en la forma en que las personas piensan, descritas en la psicología como sesgos cognitivos, a menudo interfieren con nuestras decisiones. Al reflexionar sobre las iniciativas de planificación estratégica que hemos observado, reconocimos sesgos cognitivos comunes que nublan nuestro juicio sobre el futuro y afectan la planificación estratégica. Los agrupamos en categorías:

  1. El aquí y ahora la falacia: la tendencia a confiar en nuestras propias experiencias del presente y el pasado reciente cuando se planifica para el futuro. Este sesgo cognitivo con frecuencia hace que los líderes atribuyan resultados, tanto buenos como malos, a las acciones de la institución mientras ignoran importantes fuerzas externas. Las estrategias construidas con este sesgo pueden romperse cuando cambian las fuerzas externas.

  2. The buzzword blindspot: el deseo de adoptar una cierta innovación o seguir una tendencia sin considerar completamente los beneficios o costos. Naturalmente, nos centramos en los beneficios potenciales de una acción y minimizamos su costo, especialmente si creemos que los beneficios podrían ser significativos. Ya sea que estemos invirtiendo en una acción o lanzando un nuevo programa, podemos fácilmente calcular mal los costos y sobreestimar los beneficios potenciales de nuestras decisiones.

  3. El síndrome de permanecer en el curso: la adhesión a una visión o creencia ampliamente compartida, incluso con pruebas que demuestren lo contrario. Si bien muchas instituciones siguen su progreso hacia los objetivos estratégicos, pocas reevalúan los supuestos inherentes a sus estrategias. Como resultado, no logran adaptar su estrategia incluso cuando cambian las condiciones subyacentes.
  • 0 comentarios

iiVVO Conectamos tu Futuro ® Todos los Derechos Reservados 2020
  +52 (81) 84210022   +52 (1) 811 212 59 82   hola@iivvo.com   Monterrey, México